Seleccionar página

En este post os vamos a contar un poco de la historia de la Marisma de Isla Cristina con todos sus detalles.

El Paraje Natural Marismas de Isla Cristina es un complejo de marismas asociadas a las desembocaduras de los ríos Guadiana y Carreras, que están muy influenciadas por las mareas atlánticas. Constituye un importante área de reproducción de ardeidas y otras aves de zonas húmedas, así como para el paso e invernada de limícolas, gaviotas y charranes.

La formación de estas marismas ha necesitado un largo y complejo proceso que se ha visto acelerado por la acción del hombre. Así, el depósito de sedimentos aportados por el río Guadiana, unido a la fuerza de las mareas, ha originado un extenso complejo de marismas mareales que incluye caños, brazos, esteros, canales y llanuras fangosas.

Presenta una masa boscosa compuesta principalmente por pino piñonero de repoblación y sabina negral. En los cordones dunares, entre la masa boscosa, habita el mimético camaleón, que encuentra aquí lugares apartados de la influencia del hombre.

El espectáculo de la diversidad ornitológica que se produce en este paraje es el resultado de la mezcla de innumerables sonidos, formas y colores por la presencia de una amplia variedad de especies de aves que se alimentan, crían y nidifican en las marismas de Isla Cristina y Ayamonte. Entre las aves sedentarias se encuentran garceta común, garcilla bueyera y ánade real. Por su parte, entre las aves migradoras que se reproducen en este espacio cabe citar garza imperial, cigüeña blanca y avoceta común. También en este lugar habita la inconfundible espátula, cuyo pico tiene forma de cuchara y en la época de celo su extremo se torna amarillo. Estas aves se alimentan de moluscos, crustáceos y peces.